Testimonios

  • Alumnos opinan

  • Desde los 3 años, nos han enseñado que aprender no tiene que ser algo aburrido, sino lo contrario; aprender es algo apasionante. Siempre hemos tenido esa motivación que nos ha hecho dar lo máximo de nosotros. Se habla mucho de la creatividad, la cual hemos ido desarrollando durante los 13 años que hemos cursado.

    Al ser un centro pequeño, la relación con profesores y compañeros es muy cercana, formando una gran familia. Se trabaja mucho el compañerismo, el trabajo en equipo y la cooperación. Hemos reflexionado sobre la zona de confort, y llegado a la conclusión de que la mayoría de las veces resulta muy beneficioso salirse de ella, explorar y conocer nuevo mundo.

    Como resultado, la enseñanza se ha convertido en algo divertido y al mismo tiempo me ha inculcado valores que me permitirán enfrentarme al futuro. También he obtenido unos resultados académicos excelentes y gracias a ello tengo la posibilidad de cursar el Bachillerato Internacional.

    — Alejandra Márquez. Antigua alumna.
  • Mi paso por el Colegio Huerta Santa Ana ha sido muy importante para mi trayectoria personal. Hay tres puntos que destacan de entre todo aquello que mi paso por este colegio me ha aportado. El primero de ellos es la importancia de la unidad como grupo: la amistad entre compañeros mejora considerablemente cualquier experiencia, pero sobre todo si ésta se da entre todo el conjunto de sus participantes. El segundo es que hay muchas formas de amenizar el aprendizaje y cualquier tema puede resultar interesante, pero debe plantearse bien. Y el tercero es la necesidad tener unos conocimientos generales básicos para poder entender la actualidad, no basta con saber de un solo tema. El mundo actual es complejo y el colegio me ha ayudado mucho a comprenderlo mejor.

    — Ana Luna Santamaría. Antigua alumna.
  • Todos estos años en el Huerta Santa Ana no solo me han dado los conocimientos necesarios para sobrevivir en nuestro mundo o avanzar en lo académico (de hecho, la mayoría los he olvidado), sino algo más importante: las herramientas para obtenerlos, como la creatividad y el razonamiento lógico, pues como dice el proverbio: “Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”. Me he divertido mucho como alumno de Huerta Santa Ana.

    — Chi An Dong. Antiguo alumno.
  • Elegir el colegio de los hijos es una de las decisiones más importantes a las que hay que enfrentarse cuando estás empezando a educar. Que sea grande o pequeño, con comedor o sin él, público, concertado o privado, que esté cerca, que sea bilingüe, etc. Con el tiempo nos hemos dado cuenta de que todas esas condiciones son importantes. Pero hay una, por encima de ellas, que lo es más. Que sean felices, que todas las mañanas, cuando les despiertas para ir al cole, se levanten contentos. Nuestros hijos han ido contentos al Huerta Santa Ana y, además, han aprendido muchas cosas. De las de la vida y de las de los libros.

    Manuel y Alejandro salieron del cole hace ya unos años y salieron preparados para la etapa que tenían por delante. Gracias a las herramientas que les dimos en casa y a las que aprendieron en ese cole tan especial, han sabido adaptarse a sus nuevas circunstancias.

    — Esther y Carlos, padres de Manu y Ale, antiguos alumnos